Los precios de los hoteles suben, no es fácil encontrar billetes de tren o avión y los lugares turísticos de la región se encuentran colmados en las próximas semanas ¿a qué se debe esto y por qué para muchos, será la única ocasión de reunirse con familiares, pagar deudas y desear prosperidad?

Es que comienza el Año del Conejo, un nuevo año que se celebra en China pero también en Penang (Malasia) y en Singapur la población de origen chino realiza importantes festejos.

Tailandia, Camboya, Indonesia y por supuesto Vietnam ornamentan sus calles con farolillos rojos y encienden el cielo con petardos y fuegos artificiales.

En China, las empresas suelen cerrar desde el 3 de febrero hasta el domingo 6, pero muchos se acogen a la tradición y prolongan sus vacaciones durante los 15 días que corresponden.

La fiesta es una maravillosa celebración de sonidos y color que se justifica en una antigua leyenda que cuenta que cada Nochevieja aparecía una bestia llamada Nian que devoraba hombres y aterrorizaba a toda la población hasta que descubrieron que sólo le temía al rojo y al ruido. Es así que los fuegos artificiales en la bahía de Hong Kong son cita obligada que congrega cada año a miles de fascinados espectadores.

Se acostumbra realizar reuniones familiares y se considera una afrenta no visitar la casa familiar. Los casados reparten sobres rojos con dinero a los solteros más jóvenes como un gesto esperanzado de que encuentren pareja y no tengan que volver a pagar el próximo año.

Los bailes del león atraen la buena suerte y varios hombres bailan al sol de los tambores debajo de una gran cabeza y cuerpo, compartiendo con acróbatas, zancudos y desfiles callejeros, las celebraciones en lugares públicos.

En el calendario lunisolar chino, el Tigre ya ha sido relevado por el Conejo y es celebrado a todo lo alto.

Fotos: Ocho Leguas

 

Etiquetas: , ,