Publicado por: María Belén-

El pueblo japonés es educado y hospitalario. La suave cortesía que expresan al visitante lo hacen sentir cómodo, sin agobio,  y se demuestra silenciosamente hasta en los más pequeños detalles. Por lo tanto, en señal de respeto y como una buena manera de retribuir su buen trato, no está de más conocer algunas de las costumbres japonesas para hacer o dejar de hacerlas.

Estas son algunas de ellas:

Reverencia: Al momento de saludar, los japoneses juntan sus manos como si fueran a orar, a continuación hacen una reverencia bajando parte de su torso y su cabeza.

Debes tener en cuenta que el grado de respeto que se tiene hacia la otra persona, se denota en la mayor o menor pronunciación del gesto. Así, cuando apenas conoces a alguien, la inclinación es más moderada.

Zapatos: Solo los extranjeros tienen permitido usarlos, sobre todo en establecimientos con un concepto occidentalizado. De cualquier manera, debes estar atento ya que en ningún probador de ropa, ni en los templos donde los turistas pueden ingresar, puedes hacerlo con calzado.

Insultos: Dejar propina se considera un insulto. En Japón, la propina va incluida en el consumo y dejar un porcentaje sobre la mesa agradeciendo el buen servicio, probablemente causará una molestia en la persona que te atendió que puede tomarlo incluso, como una ofensa.

– Contacto físico: ‘No tocar’ parece ser un buen consejo, pues se trata de no tener contacto físico y visual con tu interlocutor. Las palmaditas suaves en la espalda que acostumbramos a dar mientras conversamos o nos despedimos, puede convertirse en una falta de respeto.

Cuando te expreses verbalmente, trata de controlar tus manos ya que el movimiento puede ser considerado  una forma de agresión y te dedicarán una sonrisa, si te miran a los ojos sin conocerte.

Foto: Osu Nippon

 

Etiquetas: