Publicado por: María Belén-

Una abundante vegetación que resplandece en mil tonos de verde, una gran montaña volcánica en el centro, espectaculares túneles basálticos, playas de arena negra y un privilegiado clima subtropical, justifican ampliamente su denominación de una de las siete maravillas naturales del mundo.

Nos referimos a Jeju, una desconocida isla coreana que, en realidad, no tiene una sino múltiples maravillas naturales que el sorprendido viajero no se cansa de descubrir. Separadamente, algunas de sus características nos recuerdan a Tenerife, a Lanzarote o a la Gran Canaria pero juntas, se ordenan en un único y maravilloso destino.

Los internautas de todo el planeta la eligieron como ‘una de las siete maravillas naturales del mundo’ aunque Jeju, situada a 120 kilómetros al sur de la península de Corea, ya había sido desde años atrás, considerada como Patrimonio de la Humanidad a pesar de que muchos de sus atractivos todavía estén por descubrirse. De todas maneras, los increíbles acantilados de sorprendentes formas basálticas que se asemejan a los tubos de un gigantesco órgano, el fabuloso parque de bonsáis centenarios que rodea la entrada del mayor laberinto de cuevas volcánicas del mundo, o el atrevido río que desemboca en el mar precipitándose desde treinta metros de altura, fueron más que  suficientes para su designación.

Al oeste de la nbso online casino reviews ciudad encontramos la roca Yongduam, una curiosa formación de lava que semeja la cabeza de un dragón. Al este de la isla se halla el Parque Nacional de Hallasan que alberga dos de los tres principales volcanes extintos de la isla, el Hallasan (con el lago Baengnokdam en su cráter) y el Sangumburi. El tercero es el Pico de la Salida del Sol en Seongsanpo, al oeste.

En el noreste de la isla encontramos además, el tubo de lava más largo del mundo con 13,4 km: es la cueva Manjanggul una extraordinaria formación natural. Por toda la isla abundan las cascadas, campos de té, playas de arena blanca y hasta una playa de arena coralina en la vecina isla de Udo, que se divisa perfectamente desde lo alto del cráter de Seongsanpo.

La isla de Jeju es un auténtico paraíso perdido, deseoso de ser descubierto.

Fotos: Atlas of Wonders

 

Etiquetas: ,