Muchas ciudades en distintas partes del mundo se caracterizan por diferentes motivos. Así como Argentina se caracteriza por sus campos, Suiza por sus montañas, Estados Unidos por sus rascacielos y Egipto por sus pirámides, hay un lugar de la India que se distingue por revestirse por un solo color. Estamos hablando de Jaipur, también conocida como “La ciudad rosa”, una metrópoli que en su construcción fue bañada por un compuesto de cal apagada, lo que explica la tonalidad rosada de todas las construcciones.


Imagen Jesuito

El color rosado de esta ciudad, capital del estado de Rajastán, hace alusión a la hospitalidad que brinda el lugar. Situado al noroeste de la India, este destino turístico se ha convertido en uno de los polos más elegidos por los visitantes, dentro del vasto terreno que ocupa Asia. Comparte además la leyenda de Jaipur, que el color rosado, con matices de salmón, contrae de buena suerte a todo aquel que pase alguna vez por Jaipur.

Algo muy particular de esta ciudad es la división de barrios que presenta. Existentes seis comunas diferentes en “la ciudad rosa”, cada uno de ellos es separado del otro mediante rejas que impiden su traspaso, salvo previo permiso de los municipios que rigen cada zona. Con un trazado simétrico, uno de los lugares que no se puede dejar de visitar es el casco antiguo en el que se encuentra el Palacio de los Vientos.

Etiquetas: ,