Publicado por: María Belén

Tiberíades es una de las cuatro ciudades santas del pueblo judío junto a Jerusalén, Safed y Hebrón; fundada por Herodes Antipas hace 2000 años para honrar a César Tiberios fue, por un período de 500 años, el centro más importante de Israel y del mundo entero. Fue gobernada sucesivamente por romanos, judíos musulmanes, drusos, cruzados, turcos y británicos siendo epicentro de grandes atracciones veraniegas. Actualmente y con intención de recuperar el turismo de antaño, la ciudad realiza variadas y atractivas actividades

Una de las más nuevas es el Festival de Doña Gracia que en su segunda edición se instaló como una tradición anual ya que el éxito inesperado del año pasado aseguró una feliz continuidad.

El festival duró cuatro cuatro días y tres noches (del 14 al 17 de noviembre) y tuvo como lema central el ‘Liderazgo y el Poder Femenino’, eje sobre el cual se desarrolló un rico programa de paseos guiados, actuaciones de artistas y músicos de primera línea, conferencias, tres eventos multitudinarios de músicos y bailarines. Todo ello evocando la cultura y las costumbres del judaísmo español y su posterior dispersión.

El festival se realiza como tributo a Gracia Mendes (nacida Hana Nasi), una dama de la aristocracia portuguesa del S. XVI, proveniente de una familia judía expulsada de España y poseedora de la mayor riqueza de esa época. Haciendo uso de ella, adquirió la ciudad de Tiberíades de manos del Sultán Otomano con el propósito de convertirla en refugio del pueblo judío que se encontraba disperso como consecuencia del edicto de expulsión de España y Portugal. Aprovechó sus contactos y fortuna para dedicarse a ayudar al pueblo judío y asistida por el sultán turco, luchó para darle su propio lugar en Tiberíades.

Es comprensible entonces, que la ciudad se engalane y homenajee a esta gran mujer con un festival multitudinario donde el público podrá adentrarse en las costumbres culinarias, la música, el vestuario, los bailes, colores y sabores del judaísmo español y de aquella época.

El clima cálido de Tiberíades invita a visitarla en cualquier época del año, así es que si no llegas a tiempo para el festival de Doña Gracia, puedes visitar el museo ‘Casa de Doña Gracia’, un centro cultural diseñado como réplica del Castillo que la familia Mendes-Nasi habitó en Estambul cuando fue expulsada de Portugal por la Inquisición.

Una historia atrapante.

Foto: Doña Gracia

Etiquetas: ,