Viajar a Turquía y no probar su espectacular comida significa perderse uno de los principales tesoros que ofrece el país. La cocina turca está considerada como una de las más importantes del mundo. Se destaca por su extraordinaria variedad de platos que a su vez contienen una gran diversidad de ingredientes. Se mezclan de manera muy creativa hierbas y especias, logrando un sabor inigualable.

Los almuerzos típicos de Turquía tienen a la sopa o çorba como primer plato y son una parte fundamental de su gastronomía. Las más tradicionales son las de lentejas, las de trigo molido denominado mercimek çorbasi o las de yogur. Antes que se hiciera famoso el desayuno turco, la sopa era el primer alimento que ingerían los turcos.

Los entremeses denominados meze son una variedad de platos que pueden ser fríos o calientes. Los más sabrosos son las berenjenas cocinadas de distintas formas, el queso blanco turco, los tomates y pimientos rellenos de arroz, el pollo carcasiano con una salsa a base de nueces, los mejillones, la fava que es puré de habas y lakerda que consiste en pescado crudo tratado con sal.

Por su parte, también hay un abundante uso de ensaladas para acompañar cualquier tipo de comida siendo la lechuga, el pepino, la cebolla tierna, el tomate, el pimiento rojo o verde, el ajo, el apio y el perejil, los alimentos más comunes. El arroz es fundamental en la cocina turca para el acompañamiento y hasta incluso puede servirse como segundo plato. Lo opuesto al arroz es el borek que se elabora con yufka, una base de pastas muy fina, rellena con carne, queso y espinacas y se sirve como segundo plato.

Uno de los platos principales es el dolma, que significa “algo relleno”. Puede ser con verdura o carne, si es con esta última se sirve caliente con yogur, orégano, pimentón y una gota de aceite.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,