Cuenta la leyenda que hace muchos años una pareja que vivía en la zona, descubrió una luz intensa que salía desde el interior de la tierra. Rápidamente se pusieron a excavar en el centro de su huerto ayudados por una piara de cerdos salvajes que habitaban los alrededores.

Trabajaron duramente durante semanas y, ya casi en las entrañas de la tierra, descubrieron unas estatuas de Buda de oro y plata. Maravillados por el hallazgo, levantaron una pequeña pagoda a la que bautizaron Kakk Ku, que significa ‘con la ayuda del cerdo’.

Fue este el primer templo del complejo In Deinn ubicado en uno de esos bellos rincones que tiene Birmania y que se encuentra próximo a la pagoda de Shwi In Dein, en los alrededores del muy turístico lago Inle.

El lugar es conocido como el sitio arqueológico de Kakku y es una de esas perlas escondidas que no aparecen casi nunca en los listados de monumentos más visitados y que no mueven grandes masas de turistas aunque, tal vez, sea su carácter secreto donde radique la magia y el encanto.

Para llegar hasta allí hay que llegar primero a la aldea de Nyaung Ohak, que vive como casi todas las aldeas del país, anclada en el pasado y donde es posible observar a los trabajadores birmanos haciendo las labores en los campos de arroz y a los niños dándose baños en las turbias aguas del río, junto a los búfalos.

Desde allí un camino que trepa hasta lo alto de la colina, conduce hasta las ruinas del complejo  In Deinn, en un trayecto donde se despliega una escalinata cubierta con un tejadillo de madera, flanqueada por una larga hilera de cuatrocientas esbeltas columnas de madera blanca que llevan al destino final.

El resultado es un corredor de estupas perfectamente alineadas a lo largo de un kilómetro cuadrado que conduce a un hermoso laberinto donde agonizan más de dos mil estupas pequeñas construidas entre los siglos XII y XVIII por orden de varios reyes, príncipes y nobles locales.

Descarrilladas y envejecidas, algunas estupas ya  evidencian signos de destrucción, pero todavía estamos a tiempo de disfrutar de este hermoso tesoro escondido en las entrañas de Birmania.

Foto: Ocho Leguas

Etiquetas: ,