Publicado por: María Belén-

 

Conocer y degustar la gastronomía de cada lugar que visitamos, es la mejor manera de introducirnos en la historia y la cultura que componen la identidad de su pueblo.

En el caso de viajar a Singapur no puedes dejar de visitar el mercado de Lau Pa Sat, uno de los lugares más fascinantes de la ciudad que se encuentra en el corazón de la zona financiera, rodeado de grandes edificios y los templos del barrio chino.

Este rincón, quizás único en el mundo, concentra en un mismo espacio docenas de pequeños restaurantes, de apenas dos metros cuadrados cada uno, que ofrecen una variada carta de comidas. Se pueden encontrar al mismo tiempo, los platos más diversos en los puestos de comida coreana, japonesa, malaya, tailandesa, hindú y vietnamita, entre otros.

Curiosos y sibaritas encontrarán en Lau Pa Sat, un paraíso que conforma a los paladares más exigentes.

El mercado instalado en 18, Raffles Quay funciona de manera sencilla y accesible: los puestos de comida rápida se encuentran en plena calle, salvo algunos que están a cubierto en un edificio octogonal de arquitectura colonial británica. Los puestos están ordenados por grupos en distintas áreas que ocupan el perímetro del inmueble.

El centro está ocupado solo por cuatro puestos de bebidas y postres (fruta cortada al momento o un riquísimo zumo de caña de azúcar que también hacen a la vista, pasando la caña por una original máquina) y por decenas de bancos alargados y pequeñas mesas redondas, para que los comensales puedan sentarse a disfrutar del plato elegido.

Si bien están todos agrupados, cada puesto tiene sus propios precios y es posible comer allí por menos de 4 euros al cambio.

Vale la pena visitar este mercado que es una verdadera fiesta para los sentidos. Movimiento, color, risas, aromas, sabores y música en directo por las noches.

Foto: MichelleYang

 

Etiquetas: ,