Karakuri

Publicado por: María Belén-

El gran desarrollo tecnológico de Japón lo convierte en el país con mayor densidad de robots en el planeta. Se calcula que de los 800 mil robots industriales que existen en el mundo, la mitad de ellos están en Japón con un promedio de un robot por cada 310 personas.

La tecnología se desarrolló debido a la escasez de recursos naturales y, dentro de ella, la robótica prosperó para ayudar a construir productos, para entretenimiento y para proveer compañía y servicios útiles.

Pero esta particular afición de los japoneses por la robótica tal vez tiene su origen en un tipo de manualidades tradicionales conocidas como los Karakuri Kingyo (autómatas) y en las creencias animistas del sintoísmo y budismo que hablan de la interconexión de todos los objetos animados e inanimados.

Los Karakuri Kingyo, eran unas muñecas mecánicas que constituían un verdadero prodigio de precisión e ingenio, capaces de desarrollar las actividades más sorprendentes.

Los japoneses desarrollaron un complicado sistema de engranajes y poleas para satisfacer los caprichos de los señores feudales que gustaban sorprender a sus visitas con estos pequeños autómatas. De hecho, karakuri”, se podría traducir como “aparatos mecánicos para producir la sorpresa en una persona”.

 Se distinguían tres tipos de figuras:

  • Las “Butai Karakuri” usados en el teatro.
  • Las “Zashiki Karakuri” más pequeñas y con las que se jugaba en las habitaciones.
  • Las “Dashi Karakuri” que se utilizaban en las festividades religiosas.

Principalmente, representaban mitos y leyendas a través de sus movimientos pero había de todo tipo:

Creado por el fundador de Toyota, en la actualidad se conserva un karakuri de 160 años de antigüedad, capaz de escribir hasta cuatro caracteres distintos.

Foto: AnRy Artesanía

Etiquetas: , ,