Pekín es una ciudad donde los palacios, las residencias imperiales y los templos, son algo absolutamente normal, lo que la transforma en un verdadero destino turístico.

En la actualidad, es la tercer ciudad más poblada de china, y un centro político, social y cultural, vital para el país más poblado del mundo.

Hablemos ahora de las atracciones que el turista no puede pasar por alto a la hora de pisar el prestigioso suelo de Pekín.

El altar del cielo; si bien su nombre podría ser el título de una poesía, son las 1530 terrazas donde los emperadores concurrían para ofrecer adoración y sacrificios.

El Templo de Lama, una imponente construcción religiosa, construida en 1964, pensada como residencia para el hijo del emperador Qing, Kangxi.

La Plaza Tiananmen y el Museo de Historia China, área de suma importancia que representa el casco viejo de la ciudad.

El templo de Buda, que representa una de las mayores atracciones de Pekín, construido desde 1744, lugar central en la práctica del culto budista.

Desde ya, la Muralla China, que se encuentra a unos 60 kilómetros de la ciudad, y desanda mas de 6.000 kilómetros, que tardaron más de 1.000 años en construirse, aunque parezca una historia arrancada de un cuento.

La ciudad organizo los Juegos olímpicos del año 2008, lo que impacto positivamente en sus puntos comerciales, y arquitectónicos.

Muchos de sus rincones han sido considerados Patrimonio nacional de la humanidad por la UNESCO, como por ejemplo, el Palacio Imperial.

Etiquetas: , ,