Publicado por: María Belén

A lo largo de la historia el Shabat ha sido el eje central de la vida judía.  Es la observancia principal y más característica del judaísmo. Es un día de descanso y rejuvenecimiento físico y espiritual.

Es un día para estar con la familia y rigen una serie de restricciones propias de la actividad laboral de cualquier día de la semana: están prohibidos el encendido de luces por medio de fuego o electricidad, conducir, cocinar, manipular dinero, coser o zurcir, cosechar, etc.

Por este motivo el servicio de autobuses no funcionan los días sábado y la municipalidad de Tel Aviv-Yaffo ha decidido solicitar al ministerio de Transportes, un permiso para que  puedan funcionar ese día.

El intendente de la ciudad, Ron Huldaí, que apoyó la resolución, dijo durante la reunión del consejo municipal que ‘quienes no quieran subir a un autobús en sábado, pueden optar por no hacerlo’.

En breve se presentará al ministerio una solicitud detallada y, en caso de que dicha secretaría llegara a rechazar la petición, la intendencia ha pensado promover la creación de una empresa de transportes independiente que permita a los habitantes de los barrios de la periferia, viajar al centro de la ciudad, lugares de ocio y esparcimiento.

Para el diputado Moshé Gafni, del partido Judaísmo de la Torá, ‘se trata de una decisión irresponsable y populista. No vamos a permitir que este daño deliberado y dañino viole el status quo y la santidad del Shabat. Esta decisión, que no ofrece nada positivo, es apenas una mancha en el accionar del alcalde de la ciudad’.

En respuesta a esto, el intendente Huldaí expresó que ‘Israel es el único país del mundo donde el transporte público no funciona durante una cuarta parte del año, en sábados y en días festivos. ¿Qué puede hacer aquél que no dispone de las posibilidades de comprar un vehículo y trata de visitar a su familia durante los sábados o disfrutar en la playa?’.

Habrá que ver cómo se resuelve el dilema entre la ortodoxia religiosa y los tiempos modernos.

Etiquetas: , ,