En la mayoría de los circuitos organizados, la capital –simplemente Moresby para sus habitantes- es lugar de paso. La carestía del viaje y otros destinos más interesantes de la isla así lo aconsejan.

Llegará al cercano aeropuerto de Jackson. Si no está muy cansado tras la paliza aérea, puede visitar el museo Nacional y Centro de Arte, donde encontrará y podrá comprar interesantes piezas de artesanía tribal.

Las Highlands son la zona más poblada y agrícolamente rica de país. La altura de sus valles permite simultanear cultivos tropicales (plátano, tapioca, té, café) con otros más “europeos” (zanahoria, patata). Las tribus de estas tierras son famosas por sus elaboradas pelucas, máscaras y pinturas corporales.

Podrá visitar Goroka; la aldea de Mahakuku, hogar de los hombres de barro; el Monte Wilhem, la cumbre más alta del país; Pari, lugar de antiquísimas tumbas; Mount Hagen, que Juan Pablo II puso en el mapa cuando, en 1984, fue recibido por cientos de nativos a pecho descubierto; y Tari, hogar de belicosos guerreros. Los jóvenes de las tribus que jalonan el río Sepik, aún pasan por ritos de iniciación a la pubertad y a la madurez, incluyendo la ceremonia en la que laceran sus torsos con cuchillas. Las heridas, cubiertas de barro, dejan cicatrices que simulan las escamas de la piel del cocodrilo. Un doloroso aunque eficaz camuflaje para estos pagos, infestados por este reptil. El río está dividido en tres regiones: alta, media y baja; y la segunda es la más visitada por su diversidad artesanal y cultural. Podrá recorrer el curso del río a bordo de pequeñas canoas.

Etiquetas: ,